CULTURA

Cardona y su entorno disponen de un interesante patrimonio cultural fruto de su basta historia, de la que ya se tiene testimonio desde la época de los íberos.

Las visitas al complejo salino, montaña de sal, antiguas explotaciones mineras y museo, o el núcleo antiguo de Cardona y el Castillo, son indispensables para entender la evolución de la villa y conocer un poco de la historia de Cataluña.

Las tres actividades son tranquilas, no hay que salir de Cardona, aptas para todos e ideales para compartir en familia.

 

Castillo de Cardona

Situado en el centro de Cardona, durante su recorrido les harán revivir los más de 1.000 años de historia, leyendas, anécdotas, guerras y curiosidades que esconden las piedras de este fantástico castillo.

El conjunto monumental del castillo y la canónica de Sant Vicenç está integrado por elementos que son el resultado de los 2.500 años de ocupación humana de su montaña. Desde sus 585 m de altura, se disfruta de un dominio visual privilegiado sobre la cuenca fluvial del río Cardener y la sal que aflora en Cardona, circunstancia que hacía de esta montaña un emplazamiento único para defender el acceso a su salino y el comercio de la sal a través de los valles del Cardener.

Construido en el año 886 por orden de Guifré el Pilós, es una excelente combinación de estilos románico y gótico. Desde 1976 funciona como parador de turismo, pero se puede visitar el recinto amurallado y pasar a la canónica de Sant Vicenç, una muestra del románico primitivo en Catalunya que fue consagrada el año 1040 y que ha sido declarada monumento nacional.

Este monumento nacional constituye un verdadero compendio de fortificación militar. La explotación de las salinas, en cada época, ha dejado su huella en la fortaleza. Fue sede de uno de los linajes nobiliarios más influyentes del país: los Vizcondes, Condes y finalmente Duques de Cardona, “los ricos señores de la sal” que se emparentaron con las casas reales europeas más importantes. El Castillo ha sido impenetrable a todos aquellos que históricamente lo han querido conquistar, fue defendido heroicamente en la Guerra de Sucesión (1711-1714) constituyéndose como el último bastión de la causa austracista, de ahí su “título” de último bastión de las libertades catalanas.

Centro Medieval de Cardona

Durante el recorrido del centro histórico de Cardona los guías, les harán revivir la historia, las leyendas, anécdotas y curiosidades escondidas en cada rincón del pueblo. Casas de nobles mercaderes, porches, bóvedas góticas, la capilla de Santa Eulalia, el Ayuntamiento, el conjunto parroquial de San Miguel, la Casa Graells, etc.

El casco antiguo de Cardona está declarado Bien Cultural de Interés Nacional en la categoría de conjunto histórico desde el año 1992. Sus orígenes se situarán en la primera mitad del siglo XI, cuando se formó un pequeño burgo o arrabal en torno al mercado que se celebraba al pie de la montaña del castillo.

Minas de Sal de Cardona

Otra actividad imprescindible para realizar en Cardona es la visita al Parque Cultural de la Montaña de Sal, y no sólo porque se haya convertido en el símbolo de Cardona si no por que esta montaña es un fenómeno único en Europa que apareció de manera natural hace más de 40 millones de años.

La montaña de sal, a la que ya se trabajaba en tiempos de los romanos, fue una mina en funcionamiento durante casi todo el siglo XX. En 1990, como consecuencia de la evolución industrial, la actividad extractora se acabó y la montaña se abrió al público.

El Parque Cultural de la Montaña de Sal ofrece al visitante: Un paseo por las antiguas instalaciones mineras: Bajo la imponente imagen del castillete del antiguo pozo de extracción del mineral María Teresa (46 metros), se extiende el área museográfica que cuenta la historia de la explotación industrial del Valle. También se puede ver la maquinaria de extracción mineral del pozo, tal como era cuando estaba en pleno funcionamiento.

Un recorrido guiado a 86m de profundidad: En el interior de las galerías de la Montaña de Sal, abiertas desde 1997, se manifiestan con todo su esplendor y espectacularidad los diferentes pliegues y vetas del yacimiento y la diversidad de minerales. Se accede con coches 4×4 y una vez dentro del recorrido es a pie y se puede observar las vetas de sal de diferentes colores y las formaciones de estalactitas y estalagmitas. ¡Un lugar único en el mundo!

Category
Cardona y Tradiciones